Apech lucha por un espacio para exponer obras locales

TALCA.- La Asociación de Pintores y Escultores de Chile (Apech Maule) quiere convertirse en algo grande, de calidad. Lograr ser reconocidos en la región por su talento. No pretende ser un espacio terapéutico, “sino que pretendemos ser un espacio de creación cualitativa artística, y muchas de las personas que están cerca de Apech ya lo han comprobado”, dice Fulvio Fernández, presidente de ApechMaule. El problema, es que tras el terremoto de febrero de 2010 muchos artistas perdieron sus talleres o galerías, explica, y no han recibido nada de ayuda. Por eso otra de las metas de la asociación es reunir a los artistas del Maule para lograr un espacio donde mostrar sus obras y donde lo que mande sea la calidad.
A Fernández le interesa que se dé a conocer la actividad de Apech Maule. Otro de sus objetivos es generar contactos, especialmente con el Consejo de Cultura, “que es nuestro aliado, dice Fulvio, “trabajan en función del arte”, pese a que critica la falta de experiencia de algunos funcionarios y la falta de espacios que incluso, podrían ser habilitados de forma momentánea mientras se reconstruye la ciudad.
No hay mucha gente aún en la asociación, dice, están dispersos porque se están refundando después del terremoto, “pero sí hemos notado que a poco tiempo de la refundación poco a poco hemos logrado más acercamientos, con una base fundamental en lo cualitativo. Así que otro objetivo es generar un acercamiento (con la autoridad y con privados) para construir un espacio. “Hay mucha gente que está dispuesta a poner sus conocimientos arquitectónicos, estéticos, constructivos e incluso de mano de obra”.
Y ahí viene el “problema” de la gestión. Problema porque no gusta a muchos artistas buscar los aportes económicos o los apoyos materiales. Sin embargo, Fulvio dice que lo hará encantado, porque tiene un magíster en Política y Gestión Educacional de la Universidad de Talca, “así que estoy más o menos curtido en conversaciones que no van para ningún lado y con otras que sí dan fruto efectivamente”, detalla.
No es que le guste, pero sabe que es algo necesario, porque “he visto que las políticas estás todavía destinadas al evento, al ruido,  más que a contribuir, creo que es necesario y siempre será necesario gestionar para darle una impronta personal”.
Cree que las entidades estatales no hacen participar a los artistas en las decisiones y tampoco generan nexos serios de comunicación para trabajar con los artistas. Dice que como Apech Maule no han solicitado ninguna reunión con el consejo o con otra entidad estatal, porque cree que su primera labor es organizar a los artistas “y Cultura tiene como uno de sus objetivos atraer a los creadores… entonces tenemos (como Apech Maule) todo el interés de hablar con ellos, pero ellos deben generar instancias, es parte de su trabajo… tenemos que abordarlo de manera más seria y a largo plazo”.
Por ahora, quieren darse a conocer y potenciar al grupo y el próximo paso es una exposición colectiva probablemente en el Centro de Extensión de la UCM.
Es ambicioso. “No quiero más galpones”, dice, “quiero que sea algo muy interesante y lanzarlo a todo el mundo”. Si no se puede, acepta que se manejará una alternativa más modesta, no un galpón, pero no abandonar el intento, sino sumar, restar, multiplicar o dividir algo en este nuevo espacio, y tal vez se lograría algo mejor, detalla.

SER UN GENIO RESPETADO
Acepta que el proceso es lento. “Pese a la generosidad de los artistas, que siempre están dispuestos, son humanos y sensibles, hay fenómenos corporativos que no van con esa mirada de los artistas”. Sin embargo, agrega, “el arte es objetivo, la Apech lucha por demandas sociales para los artistas. Es penoso el caso de grandes grabadores chilenos que han muerto en la más absoluta pobreza. (El artista) es poco dado al lobby, entonces murieron en la soledad si no es por la fidelidad y solidaridad de algunas de sus compañeras, entonces la Apech lucha por una cosa social, por tener convenios, mejorar convenios, porque el arte no es algo para decorar ni es algo terapéutico, aunque tenga algo de eso. Creemos que el arte genera calidad de vida. Que piden los países del primer mundo: ser felices. Ser diferentes. El arte destaca lo pertinente y lo particular de las personas, lo hace querible y amable”.

fuente diario el centro http://www.diarioelcentro.cl/?q=articulo-cultura&id=377

Anuncios